El Icono en la Hermandad de la Santísima Trinidad

Por Óscar J. Úbeda Ú.*

Virgen de Vladímir, principios del siglo XII.

El cristianismo desde antiguo ha hecho uso de la iconografía para expresar los misterios divinos: la Trinidad, el Hijo de Dios, el Espíritu Santo y la vida de la Santísima Virgen María y los Santos.  La historia de la Iglesia nos muestra cómo su uso desde antiguo ha estado orientado también a catequizar a los fieles por medio de ellos. En Oriente, sobre todo, el icono tiene un lugar preferencial en la forma de presentar el misterio. En occidente es más variado, puesto que se usa el arte en todas las expresiones posibles; pero el icono, tiene para la Hermandad de Caballeros y Damas de la Santísima Trinidad, un lugar preferencial. ¿Por qué? Porque a través de él nos conectamos con la Iglesia universal.

El icono en su realización no es simplemente un cuadro o dibujo, sino que hay toda una preparación espiritual para llevarlo a cabo, esta preparación difiere de una comunidad religiosa a otra, pero en general, hay una preparación espiritual por parte de quien “escribe el icono”, una iluminación del Espíritu Santo al “iconógrafo”[1].

Oración y liturgia

La Enciclopedia Católica expresa que “los iconos se hallan asociados indisolublemente a la oración y la liturgia”[2] y precisamente, es esta la intención principal que debe prevalecer dentro de la Hermandad; el icono, usado para la oración y para la liturgia. Esto implica tener a mano aquellos iconos de nuestros Santos de devoción y de la Santísima Virgen, como de las Personas de la Santísima Trinidad que nos evoquen la apertura a Dios, el asombro. El ícono nos ayuda a que nuestra oración sea bella, única, genuina, son estos “como ventanas que se abren hacia las realidades del Reino de Dios y las hacen presentes en nuestra oración aquí en la tierra”[3]

Para la oración una de las formas que podemos usar es la de oración visual, que básicamente implica realizar en un primer momento el reconocimiento de las formas, detalles, colores, y posteriormente, profundizar en los detalles de la vista, los signos internos, sus significados, su intención. Y al final, orar con él, siendo éste medio eficaz para adorar, agradecer, suplicar, interceder… En cuanto a la liturgia, establecer un lugar especial en nuestros espacios de oración donde podamos profundizar en la vida y el misterio, ya sea de la Trinidad, de María o de los Santos.

El icono nos lleva a la adoración, nos permite reconocernos hijos del Padre, hermanos de Jesús, amigos de los Santos, hijos de una Madre que nos observa piadosa.

Los miembros de la Hermandad han de buscar aquellos iconos que permitan la presentación visual correcta de los signos y detalles de la imagen. La oración comienza con el detalle de la perfección del icono que nos introduce en la adoración, para que, desde ahí podamos reconocernos “criatura” ante nuestro Creador[4].

Arte y teología

El ícono no solo es un dibujo, es arte y teología. Arte porque implica técnica y experiencia, y teología porque no es un simple dibujo, sino una descripción visual de un misterio de fe. Las mayores escuelas de iconografía son las orientales, entre ellas, la del Monte Athos, la iconografía bizantina en general, la iconografía copta, la iconografía rusa… cada una de esas escuelas presenta el icono con características significativas, cada una de forma particular.

Otro tanto podemos decir de la iconografía de la Iglesia Romana, escuela que tuvo su auge a partir de la Edad Media. Roma tiene experiencia de ello con Nuestra Señora de la Salud, un icono atribuido a San Lucas. En Polonia hay presencia de ellos y así, por toda Europa, van presentando al pueblo una imagen con teología que le lleva al encuentro con Dios.

Esta forma de representación nos lleva a profundizar en la “transmisión de la experiencia de fe” [5]. Desde aquí es fundamental entender en los actuales Estatutos que los miembros de la Hermandad buscan el “estudio asiduo y permanente de la doctrina cristiana asida al magisterio de la Iglesia”[6].  esto nos orienta a una permanente contemplación de la vida y de la teología contenida en los iconos.

El icono como puente a la mística

La mística en la Hermandad se refiere a la:

«vida contemplativa y de unión con Dios. Los Caballeros y Damas de la Trinidad han de cultivar una espiritualidad madura en la que se fundan contemplación y acción, oración litúrgica y faena cotidiana. El hombre de oración, el “místico”, hace de toda su vida una liturgia, un culto agradable a Dios.»[7]

San Jorge, uno de los Santos Patronos de la Hermandad

Esto es hermoso, porque el Caballero o Dama de la Trinidad es ante todo una persona orante, en todo tiempo, por ello el icono está íntimamente relacionado con nuestra vida de fe, con nuestra vida de oración, nos proyecta hacia la vida como un hecho netamente evangélico y fraterno, hacia la vivencia de la caridad. Nos invita al amor a Dios y a nuestros hermanos. Somos hombres y mujeres que en nuestras realidades de vida estamos en todo momento viendo hacia el cielo, a la vez que construimos juntos la realidad del Reino. El icono nos mantiene expectantes, en espera y actuales. Hombres y mujeres siempre de pie, acorazados, listos para combatir al dragón de nuestro tiempo: el mal, que se manifiesta de tantas formas.

El icono nos debe mover a la autocrítica constante, a una transformación orante de la vida y de la fe. Y obviamente a una transformación minuciosa de revisión de vida y actos de mortificación que nos unan a Dios. El ícono nos ayuda a la “deificación” del hombre, un proceso de cristificación, que es también anonadamiento que se refleja en nuestra vida y en nuestros actos.

La adoración con el ícono entonces nos adentra en una experiencia que se podría concretar de la siguiente manera:

 Es desde este esquema que podemos asimilar nuestra experiencia personal y comunitaria de la transformación que vamos asimilando con la oración.

Icono y Magisterio

La Santísima Trinidad de Andrei Ruvlev, siglo XV.

Cuando oramos con el icono nos unimos a Dios a través del misterio reflejado en él, ya sea del Santo, de la Santísima Virgen o de la Trinidad o una de las Personas divinas. En el icono “veneramos a la persona representada en él. El honor rendido al icono va en dirección al Santo que se ha pintado en sus caracteres singulares y únicos, es decir, el honor entregado al icono va a su prototipo”[8], es por ello que es singular su uso en la oración.

El icono es “símbolo de la unidad de los discípulos del Hijo Unigénito de Dios, de Aquel hacia quien nos guía a todos”[9], por ello, orar ante el icono nos une como Iglesia, de la misma forma que hacemos comunidad cuando oramos con la Liturgia de las Horas.

Icono y ecumenismo

La Hermandad tiene un sentir ecuménico. Los iconos tienen la gracia de ser un punto común entre los cristianos. Los iconos no son venerados sólo en las comunidades católicas, sino también en las comunidades luteranas y anglicanas. En este sentido pasaría a ser “símbolos de fe y de paz entre los pueblos”[10]. Es importante dejar claro que el icono dentro de la tradición ecuménica se orienta también hacia lo estético, lo bello, lo que invita a la persona a trascender, a ir más adentro de su experiencia de fe. Todos los hombres buscan la belleza; y en las comunidades cristianas, aun con nuestras diferencias, buscamos la perfección de vida, la santidad. El icono se convierte en este sentido en “un auténtico lugar ecuménico de la experiencia cristiana”[11], porque la Iglesia entera esta llamada “al restablecimiento de la unión”[12]. El icono por la fe que él mismo condensa, por su sublime belleza, por su profundidad en significados, “puede abrir un espacio de paz y sostener una espera”[13],  espera del Señor que llega al encuentro de todos


NOTAS Y REFERENCIAS:

* Oscar J. Úbeda Úbeda, OMSST. Caballero Prior titular para Centroamérica

[1] “El iconógrafo es un servidor de la iglesia y de la fe del pueblo de Dios. la iglesia le concede una bendición especial y le unge las manos para que su ministerio tenga esta gracia. Es también un testigo de la tradición; sin perder su huella personal, se deja instruir por la iglesia y deja que su arte se ajuste a los cánones impuestos por la tradición, para que refleje y exprese la teología del ministerio que él pinta; se pierde, por así decirlo, en el misterio de la iglesia.” En:    https://www.mercaba.org/Iconos/ARCANOE/iconografo.htm

[2]           Enciclopedia Católica. (s.f.). Icono. Obtenido de https://ec.aciprensa.com/wiki/Icono

[3]           Taizé. (s.f.). Los iconos. Obtenido de https://www.taize.fr/es_article677.html

[4]           Catecismo de la Iglesia Católica. (s.f.). Cuarta Parte: La Oración cristiana, n. 2626

[5]           Aguirre Romero, F. (2016). Íconos: Arte y Teología. Anuario de Historia de la Iglesia , 25, 241-263. doi:10.15581/007.25.241-263, pág. 246

[6]          OMSST. (31 de 10 de 2018). Estatutos. (1). La Habana, Cuba., n. 45

[7]          OMSST. (31 de 10 de 2018). Estatutos. (1). La Habana, Cuba., n. 46

[8]           Solís Nova, D. (diciembre de 2019). El ícono y su herencia en el arte. Veritas(44), 143-167. p.146.

[9]           Juan Pablo II. (20 de 04 de 2004). Carta del Santo Padre Juan Pablo II A Su Santidad Alexis II, Patriarca de Moscú y de todas las Rusias. http://w2.vatican.va/content/john-paul-ii/es/letters/2004/documents/hf_jp-ii_let_20040828_alessio-ii.html. Obtenido de Sitio Oficial de la Santa Sede: http://w2.vatican.va/content/john-paul-ii/es/letters/2004/documents/hf_jp-ii_let_20040828_alessio-ii.html

[10]         Benedicto XVI. (09 de 04 de 2006). Ángelus. Celebración del Domingo de Ramos y de la Pasión del Señor. Ciudad del Vaticano: Libreria Editrice Vaticana. Obtenido de http://w2.vatican.va/content/benedict-xvi/es/angelus/2006/documents/hf_ben-xvi_ang_20060409_palm-sunday.html

[11]         Xamist, F. J. (2015). El ícono: un puente entre teología y estética. Teología y Vida, 56(1), 37-64.,  p. 37.

[12]         Pablo VI. (21 de 11 de 1964). Decreto Unitatis Redintegratio sobre el Ecumenismo. Concilio Ecuménico Vaticano II, n. 6. Roma, Roma.

[13]         Taizé. (s.f.). Los iconos. Obtenido de https://www.taize.fr/es_article677.html

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close